martes, 29 de marzo de 2011

Emociones básicas

Entre los autores y pensadores que se han dedicado a tratar sobre el tema de las emociones en el ser humano llega a darse una cierta coincidencia al enumerar esos torrentes afectivos que a menudo nos asolan, sin embargo la coincidencia no es plena. Hablamos de una faceta "básica" de nuestra naturaleza pero no obstante no somos capaces tampoco de ponernos de acuerdo de manera definitiva acerca de cuáles son esas emociones tan elementales. Cuando en alguna situación exclamamos: "¡Oye! ¡que esto es básico!", lo que le estamos diciendo al otro es que eso es algo que debería saber ya - o de lo contrario descubre al mundo su condición de ignorante -. La cuestión es ¿las emociones son realmente tan básicas cuando aún no hemos enunciado un número indiscutible de emociones primarias?

¿Y qué es una emoción básica o primaria? ¿las hay secundarias, no básicas? Según algunas definiciones, las emociones básicas serían respuestas del organismo, conectadas a los actos desde un componente altamente fisiológico que tienen un valor adaptativo para la supervivencia inmediata. Sentir miedo implica echarse a correr y alejarse de un peligro, p. ej. Las emociones secundarias serían los platos elaborados de la afectividad, la mezcla de matices de las emociones primarias.

Si uno sigue la pista de lo que se ha dicho sobre las emociones básicas, encontrará quien defiende sin asomo de duda que son 4, quien afirma vehementemente que son 6 o quien ha dedicado su vida profesional entera a demostrar que son 8. Mientras los investigadores en Psicología Básica se dedican a discutir sobre este menester, probablemente en otro salón de actos del mismo palacio de congresos los teóricos de la Personalidad están enfrascados en una realidad paralela donde se delibera si los rasgos básicos son 3, 5, 16 o si estamos todos locos.

Imagino a un investigador, tomando la palabra, y concluyendo para todos los asistentes: "Señores, esto de las emociones básicas es una cuestión muy compleja".

Y tan complejo es que curiosamente muchos de esos pensadores de la emoción, probablemente casados, o que alguna vez han tenido pareja, o que incluso tengan hijos, no incluyen el amor dentro de las emociones básicas. Parece ser, pues, que calificar el amor es entrar en terreno pantanoso. Sólo los más osados lo colocarán en algún lugar del espectro de las emociones.

Quizá es porque no cumple con todos los elementos de la definición "básica" de lo que es una emoción "básica": es una respuesta impulsiva (sí), con correlato fisiológico (sí) y con un significado adaptativo... y aquí es donde aparece el conflicto: el amor en algún caso puede hacer perder la cabeza o terminar en desastre, muy poco adaptativo todo ello. Pero impulsa a quien lo vive a actuar como pocas otras cosas lo hacen.

Dicen que el amor es el pegamento que une la humanidad. Sin embargo hay resistencias a considerarlo una emoción básica, se le deja de lado en los estudios de psicología experimental - se estudia más quizá en psicología social -, y ni siquiera se han inventado métodos de evaluación para un acercamiento a esta emoción - para la tristeza/depresión tenemos para dar y vender -. ¿Existe una psicopatología del amor? ¿una psicología evolutiva de los sentimientos amorosos? ¿aman los niños como los adultos? ¿más, menos o de forma distinta? ¿hay diferencias individuales en el modo de sentir, expresar y madurar el amor? ¿las hay de género?

Sabemos tan poco del amor y sin embargo cuánto hablamos todos de él., pero curiosamente sólo a nivel de calle (es poco susceptible de ser objeto en el terreno académico). Cada uno cree saber la clave para el dominio de dicha emoción, para su éxito en el tiempo, pero cada clave es distinta. Pero es que si ni siquiera logramos un acuerdo sobre lo básico... cómo vamos a hablar de otras cosas...

11 comentarios:

  1. Pues sí. Parece un tema en el que aún no hemos dedicado muchos recursos a abordarlo de forma científica. Pasa un poco lo mismo con el tema de la felicidad.

    Quizá hemos empezado centrándonos en lo negativo, en lo que es patológico, para poder ponerle remedio, y aún no hemos tenido tiempo de profundizar en lo positivo, en lo que nos hace levantarnos cada mañana y continuar a pesar del cúmulo de dificultades que se nos presentan en el día a día. Solo cuando estas dificultades nos superan y alteran significativamente nuestra vida de forma que necesitamos ayuda externa, solo en ese punto parece que nos hemos centrado especialmente.

    También es verdad que ahí están las teorías sobre el apego, y el desarrollo emocional, que puede tener relación con todo lo que comentas (aquí no puedo hablar mucho porque me quedan bastante lejos, exactamente a 5 años, las asignaturas sobre el tema que dabamos en 1º de carrera, jeje ).

    Pero bueno, todo esto es en cierta manera lógico por la juventud de nuestra ciencia, y creo , y espero, que estó cambiará con el tiempo.

    Por último, decir que en cuanto a lo aparentemente poco adaptativo de algunos comportamiento de los enamorados, estoy de acuerdo. Pero es que en los humanos, creo que por nuestras especialmente complejas capacidades cognitivas (debido a la peculiar estructura de nuestro cerebro), muchos comportamientos no tienen por qué seguir un patrón adaptativo. El ser consciente de uno mismo de la forma tan completa en que lo somos (otros animales parecen serlo pero de forma muy rudimentaria), hace que seamos más "libres" en este aspecto, y podamos tomar decisiones tan aparentemente poco adaptativas como no tener hijos naturales, comportamientos autodestructivos, o poder dar nuestra vida por alguien al que amamos.

    pd: Uff, vaya tocho. Por cierto, firmado: T-Mac (jeje)

    ResponderEliminar
  2. Es curioso lo que planteas: la conciencia de alto nivel como la capacidad que en última instancia nos permite realizar comportamientos absurdos e incluso autodestructivos :-)

    Bueno, esa es la versión negativa del asunto, en realidad sería lo que nos libra de las limitaciones de los instintos, como bien dices.

    Lo de T-Mac lo suponía, jejeje. No podías ser otro. Estudiante de Psicología malagueño con inquietudes científicas: pues quién iba a ser? XD

    ResponderEliminar
  3. Como siempre magnifico, algo en lo que meditar. Medir, definir el amor... complicado. Como bien dices... por un lado es una expresión demasiado común “amor” –en ocasiones casi un comodín-, y por otro, al ponerla bajo el microscopio se seca y se torna quebradizo... endorfinas, apego –buena referencia T-mac :-) -, “genes egoístas”, refuerzo, conducta de especie...

    En fin... pero... también, desde la noche de los tiempos el ser humano lo siente, lo contempla... y lo plasma en su arte.

    Amor... felicidad... belleza. Sí, cosas básicas, vitales... que apenas se habla de ellas con seriedad o se las considera con profundidad. Aunque tal vez, sea eso, que son cosas para contemplar.

    ¡Gracias por iluminarnos!

    ResponderEliminar
  4. Sí, quizá es algo que deba ser tan atesorado o cuidado que sea mejor no despiezarlo, no sea que pierda su encanto...

    Iluminar, dices! Desde mi punto de vista yo apenas enciendo una cerilla. Los que arden de ideas y alumbran el lugar (y a mí) sois los demás. Sois el fósforo de esa cerilla.

    ResponderEliminar
  5. Sí, Amaya, la autoconsciencia me parece muy importante para entender muchos de nuestros comportamientos y experiencias, en la manera en que se dan, sobre cuando nos comparamos con otros animales, claro.

    En cuanto a lo que decís, a mi me gusta tener presente ambos puntos de vista. Tanto el objetivo, frio, clasificador,...como el subjetivo, contemplador, etc.

    Obviamente explicarle a tu esposo/a, novio/a, amigos o familia que lo que sientes por ellos es una emoción que viene de los primeros bichitos que se arrejuntaron para replicar su ADN no es la mejor declaración de amor, jejej.

    Pero los veo hasta necesariamente compatibles. Solo que, oye, cada uno tiene su momento, y a veces mejor que estén bien separaditos :p

    pd: El blog de Foro Pir, oiga :p

    ResponderEliminar
  6. Oh!!! Amaya... como siempre, qué habilidad para sacar a la palestra temas que nos motivan y
    -sí, claro que sí- nos iluminan! nos invitan a reflexionar!
    Se me ocurre que podría decirse que quizá si el amor no se valora como emoción primaria, básica... es porque en sí misma podría concebirse como una emoción de orden superior, ya que el amor conlleva emociones básicas: alegría, tristeza, miedo, ira...
    Entonces, el amor, si es una emoción de orden superior, a la que además le otorgamos la autoconciencia, ¿no dejaría de ser una emoción y se definiría como un sentimiento?.
    ¿Podríamos diferenciar emoción y sentimiento, al igual que se diferencia entre una sensación y una percepción?
    Recuerdo perfectamente cómo en primero de carrera (ays.. T-mac, qué tiempos aquellos, jajaj) la profesora de la asignatura Atención y Percepción se quebraba la cabeza para hacernos entender a nosotros, los recién llegados, lo que diferenciaba la sensación, de la percepción... y aún hoy, a veces, te asaltan dudas...
    Es como el procesamiento de información en la corteza sensorial primaria y lo que procesa la corteza de asociación sensorial secundaria y terciaria... consiguiendo que de la simple percepción del color, la forma, etc... llegue a percibir el objeto...
    No ocurriría algo así con el Amor... siento alegría hacia esa persona, me provoca tristeza, hay una reacción sexual biológicamente determinada... como comenta Toni, endorfinas en juego, etc, etc, etc... todo ello unido nos lleva a definirlo como AMOR...
    Tan complejo que puede analizarse desde la psicobiología, la psicología social, la psicología evolutiva, en fin...
    Son sólo pequeñas reflexiones u osadas reflexiones... quizás motivadas por la ignorancia
    Me encanta leeros, chicos. MM.

    ResponderEliminar
  7. Casualmente esta tarde he encontrado esto...

    http://www.dailymotion.com/video/xaq9p5_cerebro-amor-maternal-y-romantico_school


    MM

    ResponderEliminar
  8. Interesante vídeo, MM. Me ha hecho gracia lo de que se puede demostrar cómo biologicamente se nos "nubla" el juicio para hacernos incapaces de juzgar negativamente a las personas que se quieren con intensidad.

    Y tienes razón... ¿emoción? ¿sentimiento? Hace falta una buena diferenciación de términos. Yo me reconozco más ignorante como el que más, la verdad (aunque tenga la osadía de encima demostrarlo escribiendo).

    Gracias por "estar aquí"! (qué bueno tu comentario, Sorayuca XD , casi me ha parecido uno de esos mensajos rayados en la puerta de un baño de gasolinera :-) jejeje).

    ResponderEliminar
  9. Enlazado desde http://unbosqueinterior.blogspot.com/2012/08/reelaborando-las-emociones-02.html

    ¿Podría usar tu imagen [ http://3.bp.blogspot.com/_15olv_SfBvE/S1xLMK2ExuI/AAAAAAAAIpg/TZc71ADE_ro/s400/7.jpg ] en mi blog?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Hola gadmin,
    Sí, no hay problema por mí en que la uses, pero de todos modos no es mía, la cogí a su vez de una búsqueda en google. Si no puse la fuente en su momento supongo que fue porque estaba disponible para usarla (es decir, no bajo licencia creative commons ni copyright de ningún tipo).
    De todos modos, si quieres asegurarte, sólo tienes que buscar en imágenes con los criterios "wheel emotions plutchik" y te saldrán un montón iguales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar